Desde el año 2013, contamos con unas instalaciones en Almonte donde, gracias a nuestro proceso industrial de congelación preservamos las características de las fresas, frambuesas, moras y arándanos recolectadas diariamente de nuestras fincas, para ponerlas al servicio de la industria alimentaria.

La fruta es recolectada en su estado óptimo de maduración en cajas de plástico y transportadas hacia nuestras instalaciones de Almonte, donde tras el correspondiente control de calidad, son procesadas en menos de 48 horas en nuestras líneas de producción.

Todas las frutas procesadas han sido cultivadas de forma sostenible y provienen de fincas que poseen la certificación Global Gap.

Dependiendo de las características del producto pueden ir destinadas a los siguientes sectores de la industria alimentaria: yogures, helados, mermeladas, zumos, pastelería industrial, alimentación infantil, retail, etc.